OSCAR Y LEONOR

La novela “Oscar y Leonor” se trata de los dos jóvenes Oscar y Leonor, que se conocen y su amistad se convierte en más que eso.  El libro consta de seis capítulos y está escrito principalmente para estudiantes de español como lengua extranjera. El nivel es de A1:2 y A2:1 (MCER). Escrito por John Droguett (2020).

CAPÍTULO 1. EL PRIMER ENCUENTRO

Ha pasado un año desde aquel hermoso día. ¿Quién podría haberlo pensado? Realmente creo que nadie. Ese maravilloso día, hace un año, por primera vez en muchos años ella estaba feliz y su sonrisa, como la de un ángel, se reflejaba en las gafas de su madre. Una sonrisa que ella había escondido por tanto tiempo. Era un precioso día de primavera. Las flores florecían en el jardín. Las plantas que Evelyn y yo habíamos plantado la semana anterior en la tierra negra ya comenzaban a crecer poco a poco. La nieve ya se había derretido completamente en la alta montaña que está al otro lado de la ciudad.

El padreEvelyn, ¿Qué haces delante de la ventana tanto tiempo?

EvelynEstoy mirando la hermosa naturaleza. También estoy pensando en las próximas vacaciones de verano que comienzan en unos cuantos meses.

El padreEstá bien.

EvelynPapá, una pregunta. ¿Usted sabe que me gusta mucho comer chocolate?

El padreSí, pero no te voy a comprar chocolate hoy.

EvelynNo, no quiero que me compre chocolate papi. ¿Pues, podemos cultivar un árbol de cacao? De esa manera puedo comer chocolate todos los días del año.

El padreNo, lo siento. No podemos cultivar un árbol de cacao por el clima aquí en Madrid, mi vida. Hace demasiado frío aquí en invierno sobre todo. ¿Tú sabes cuáles son los principales países productores de cacao en el mundo?

EvelynNo, no sé papá. ¿Tal vez en países con clima tropical?

El padreCorrecto. Uno puede empezar a cultivar árboles de cacao en países como Ecuador, Venezuela, Brasil y México, países ubicados en América Latina.

Evelyn – Vale… Bueno, ya como bastante chocolate y por suerte venden chocolate en los supermercados. Lo único negativo es que algunos chocolates son bastante costosos, pero también hay unos muy económicos.

Le pregunto a Evelyn si quiere ir al jardín conmigo a jugar fútbol. Ella dice que sí y bajamos las escaleras al primer piso de la casa. Vamos a la sala de estar y le preguntamos a mi esposa si quiere jugar con nosotros. Ella dice que está cansada, pero que puede estar con nosotros en el jardín sin jugar al fútbol. Ella se sienta en un banco a mirarnos jugar al fútbol. A Evelyn le encanta jugar a este deporte. Ella juega al fútbol casi todos los días en casa. Ella prácticamente vive por este increíble deporte. También le gusta mucho ver los partidos de fútbol en la televisión en casa con nosotros. Todos los fines de semanas nos sentamos los tres a ver partidos de fútbol de la Liga Española e Italiana.

Evelyn acaba de marcar un gol cuando un chico de su edad se acerca a nuestro jardín. Evelyn se pone un poco incómoda y quiere entrar a la casa. Su madre y yo la abrazamos y saludamos al chico.

El padre¡Hola campeón! ¿Cómo te llamas y cuántos años tienes?

Oscar¡Buenos días! Me llamo Oscar y tengo catorce años. Mis padres, mi hermana y yo nos vamos a mudar a la casa de al lado. Vamos a ser vecinos.

El padre¡Qué divertido! ¡Bienvenidos a nuestro vecindario! Ella es nuestra hija menor y también tiene catorce años y su nombre es Evelyn. Nuestra hija mayor, la hermana mayor de Evelyn, estudia en el extranjero y no vive en casa. Yo me llamo Mario y ella es mi esposa y su nombre es Dolores.

Oscar¡Mucho gusto! Yo también tengo hermanos. Una hermana mayor y un hermano mayor. Ellos tampoco viven en casa, ya que son adultos. Veo que os gusta jugar al fútbol, ¿Cierto? A mi también me gusta mucho jugar al fútbol. ¿Tal vez podemos jugar juntos un día?

El padre¡Sí, claro que sí campeón!

Cuando hablaba con él, Evelyn me pellizcó, ya que ella no quería que hable con él. A mediodía nos dio hambre y volvimos a casa para preparar la comida y comer juntos. Los días pasan y el próximo sábado después de desayunar volvimos a jugar al fútbol en el jardín. Vemos pasar un camión por delante de nuestra casa y se detiene fuera de la entrada de la casa de Oscar con su familia. El chofer del camión mira por la ventana y veo que está perdido. Me acerco al camión y me ve por el espejo retrovisor, apaga el motor y se baja del camión.

El Conductor del Camión¡Buenos días!

El padre¡Hola, buenos días!

El Conductor del CamiónPerdón caballero, ¿Usted sabe dónde está la “Calle Mariposa número 4”.

El padreAquí es. Has llegado a la dirección correcta. Esa casa es la número 4.

El Conductor del CamiónEstá bien, muchas gracias caballero.

El padreDe nada.

El hombre abre la puerta de la casa y empieza a descargar los muebles del camión y los lleva al interior de la casa con otro trabajador. Después de unas dos horas el conductor con su colega terminan de descargar y llevar los muebles al interior de la casa y se van con el camión.

1.  ¿A quién le gusta comer chocolate?

2. ¿Qué estación del año es?

3. ¿Quién es el narrador?

4. ¿Quién es el protagonista?

5. ¿Por qué piensas que Evelyn le pellizcó a su padre?

6. ¿Qué no se puede hacer en Madrid por el clima, según el texto y por qué?

7. ¿Qué significa decir que una persona vive por el fútbol?

8. ¿Por qué los padres de la chica la abrazan?

9. ¿Piensas que Oscar es extrovertido o introvertido y por qué?

10. ¿Qué es un vecino?

11. ¿Qué es un salón de estar?

12. ¿En qué países se produce el cacao?

CAPÍTULO 2

El siguiente día se estaciona un auto rojo de tamaño medio fuera de la puerta del garaje de la casa de al lado. Del auto se baja una señora, un señor, una niña y Oscar. Yo los veo y ellos me ven a mí, ya que estoy cortando el césped en el jardín. Nos saludamos y seguidamente nos presentamos y les digo que esperen un momento. Abro la puerta de la casa y les digo a mi esposa y a Evelyn que salgan un rato al jardín. No les digo que quiero presentarlas a los nuevos vecinos, porque estoy seguro que Evelyn no saldría. Las dos salen al jardín y las presento a los nuevos vecinos y charlamos un rato. Oscar se acerca a Evelyn y empieza a hablar con ella, pero Evelyn no le responde y vuelve a la casa. Yo les explico a Oscar y a su familia que Evelyn es una niña muy tímida y que necesita algo de tiempo para conocer nuevas personas. Les digo que ella desea mucho tener a un compañero con quien jugar, pero que ella nunca ha tenido un amigo o amiga y no sabe cómo hablar con alguien que no conoce. Los nuevos vecinos entienden y le dicen a Oscar que puede jugar con Evelyn otro día, cuando ella esté más preparada.

Al siguiente día durante el mediodía, alguien llama a la puerta. Evelyn y su mamá han salido de compras y yo estoy solo en casa y hace un par de minutos me había quedado dormido en el sofá. Camino de la sala de estar al pasillo y abro la puerta. Allí está Oscar.

El padre¡Hola Oscar! ¿Qué tal?

Oscar¡Buenos días señor! Estoy bien, gracias, ¿Y usted señor?

El padreBien, gracias. Oscar, me puedes tutear.

OscarUy… perdón, yo sé que eres el papá de Evelyn, pero no sé tu nombre.

El padreMe llamo Mario y la madre de Evelyn se llama Dolores.

OscarEstá bien. Mario, ¿Está Evelyn en casa?

El padreLo siento Oscar, su madre y ella han ido de compras a un centro comercial. Van a cenar allí y llegarán aproximadamente a las ocho de la noche.

OscarEstá bien, bueno, ¿Tal vez podemos estar juntos mañana? Dile hola de mi parte por favor y que me gustaría conocerla.

El padreDe acuerdo Oscar. Debes saber que Evelyn es una chica muy buena y simpática. El problema es que tiene muy baja autoestima y es muy tímida. Estoy seguro que ella también te quiere conocer, pero puede ser que no lo muestre al principio.

Oscar Ya lo sé. Lo he entendido. Perdón por ser tan honesto y directo, pero su personalidad me atrae y también pienso que es muy linda de verdad y me gusta mucho su aspecto físico. Es la chica ideal y es la chica de mis sueños; no es alta y tampoco baja, es gordita, pero no demasiado, es morena y sus ojos son de color café claro. Además, es una chica tranquila, tímida, deportiva y parece ser muy buena y simpática.

El padreEres muy directo Oscar. Recuerda que soy su padre. Adiós Oscar.

OscarAdiós Mario y hasta mañana.

1.  ¿xxx

2. ¿xxx

3. ¿xxx

4. ¿xxx

5. ¿xxx

6. ¿xxx

7. ¿xxx

8. ¿xxx

9. ¿xxx

10. ¿xxx

11. ¿xxx

12. ¿xxx

CAPÍTULO 3

Cierro la puerta y vuelvo a la sala de estar. Me pongo de pie al lado de la mesa del comedor y me pongo a llorar. Las lágrimas nunca parecen terminar. No había llorado desde que mi madre murió hace unos años. No sé si estoy llorando de felicidad o de pena. Me acuesto en el sofá y de un segundo a otro me pongo a reír. ¡Siento una ráfaga de felicidad! Mi hija tal vez, por primera vez en su vida, va a tener un amigo. Alguien que la quiera como es. Ella ha deseado tener una amiga o un amigo desde muy pequeña. Ha sido el sueño más importante y grande de su vida.

Hace unos años, ella pensaba que había encontrado a un amigo. Era un niño muy simpático que vivía en el vecindario. Un día habló con ella y la invitó a pasar un día junto con unos amigos. Ella estaba muy contenta y ansiosa y esperaba que llegara ese día. Era el mismo día de su cumpleaños y ella nos dijo que quería pasar el día con este niño y unos amigos. Nosotros aceptamos por supuesto, ya que pensábamos que finalmente tendría un amigo. El día llegó y ella se levantó felizmente esa mañana. Se dirigió a su armario y sacó la misma ropa que llevaba el día anterior. Un par de pantalones cortos con los colores del arco iris y una camiseta sin mangas de color azul claro. Después bajó a la primera planta, no caminando y no corriendo, sino volando por las escaleras hacia abajo. Se comió el bocadillo que su mamá le había dejado en la mesa en tres o cuatro bocados. Cogió su botella de agua y bebió unos sorbos con mucha rapidez.

Se despidió con un besito y un abrazo y abrió la puerta con mucha fuerza y corrió hacia el garaje donde estaba estacionada su bicicleta. Abrió la puerta del garaje y luego también el candado de la bicicleta con mucha prisa, ya que el niño le había dicho que se iban a encontrar a las nueve de la mañana y ya era casi la hora pautada. 

Se puso a esperar al lado de la puerta del jardín donde había quedado en encontrarse con el niño, pero él no estaba allí. Pasaron los minutos y media hora más tarde se acerca el hermano menor del niño y le dice a Evelyn que el niño la había engañado. Le dijo a Evelyn que su hermano mayor en realidad la odiaba, al igual que todos los otros niños en la escuela.

Este día fue unos de los días más terribles, tanto para Evelyn como para nosotros. Evelyn siempre ha estado sola. En los recreos en el colegio casi nunca jugaba con otros niños en el patio. Nadie quería jugar con ella normalmente. Después de ese día ella no ha confiado en nadie más que en nosotros.

Ella siempre ha querido tener amigos y antes de comenzar el colegio era una niña feliz que le gustaba mucho cantar, hablar y jugar. El problema de ella es que nunca ha entendido cómo hablar y jugar con otros niños. Ella siempre ha sido más infantil que los otros niños. Después de ese día, el día de su noveno cumpleaños, Evelyn tuvo su primer periodo de depresión profunda. Nosotros estábamos muy preocupados, porque ya no tenía ganas de comer, pasaba todo el día acostada en su cama, no quería ir ni al colegio ni a sus actividades en el tiempo libre. La llevamos a un médico para recibir ayuda, pero el médico nos dijo que ella estaba bien y que Evelyn era demasiado joven para tener depresión. Nos dijo que estábamos exagerando. Los días, las semanas y los meses pasaron y un año después, en el mismo día de su décimo cumpleaños, Evelyn nos dijo que tenía un solo deseo. Nos dijo que ya no quería vivir más.

1.  ¿xxx

2. ¿xxx

3. ¿xxx

4. ¿xxx

5. ¿xxx

6. ¿xxx

7. ¿xxx

8. ¿xxx

9. ¿xxx

10. ¿xxx

11. ¿xxx

12. ¿xxx

CAPÍTULO 4

Desde ese día, Evelyn ha recibido terapia profesional de un psicólogo una vez a la semana y ahora ya se acepta como es. No está feliz, pero tampoco está infeliz. Además, afortunadamente ya no quiere quitarse la vida. Espero que Oscar sea un buen chico y que no la lastime mentalmente.

El próximo día al desayunar le cuento a Evelyn que Oscar había venido a la casa para hablar con ella. Las mejillas de Evelyn se pusieron completamente rojas.

Evelyn¿Qué dice papi? ¿Por qué este chico me persigue? ¡Pienso que está loco!

El padreNo, mi niña. Pienso que no está loco. Sólo quiere ser tu amigo. Nada más.

EvelynYo no hablaré con él cuando venga.

La madreMi cielo, no todo el mundo es malo. Hay muchas personas buenas. Si no dejas entrar a otras personas en tu vida, nunca vas a encontrar a las buenas personas. Te prometo que la mayoría de las personas son buenas. Cree en mí.

Evelyn escucha atentamente las palabras de su madre y se va a sentar en su sillón favorito en la sala de estar. Cuando ella quiere estar en paz y pensar, suele sentarse en el sillón. Pasan unos diez minutos y Oscar llama a la puerta. Mi esposa y yo no nos levantamos para abrir la puerta. Evelyn nos mira y nosotros, sin decir nada, estamos esperando que ella se atreva a caminar hacia la puerta y abrirla. Se levanta del sillón y con mucha inseguridad camina hacia la puerta y la abre. Nosotros pretendemos no escuchar o ver nada, pero Evelyn sabe que desde el comedor podemos ver y escuchar todo. Por eso ella se para justo afuera de la puerta y la cierra detrás de ella y se pone a hablar con Oscar. Hablan durante mucho tiempo y lo único que podemos escuchar es la risa de Evelyn y Oscar. Después de una hora los dos entran a la casa juntos. Evelyn nos pregunta si los dos pueden salir a caminar juntos. Nosotros aceptamos por supuesto.

Ahora, han pasado doce meses desde ese día y durante este tiempo no ha pasado ni un día sin que estuvieran juntos. El primer medio año juntos, todo estaba muy bien y hacían muchas actividades juntos. Ambos estaban muy felices y enamorados, pero en el mismo día de la quinceañera de Evelyn todo cambió. Habían planeado este día por mucho tiempo y tenían todo listo para celebrar su cumpleaños junto con unos amigos en casa de Oscar. Los padres de Oscar iban a pasar la tarde y la noche en nuestra casa, para que los jóvenes puedan celebrar el cumpleaños en su casa. Son las nueve de la mañana y mi esposa y yo estamos en casa de los padres de Oscar. Nos habían invitado a desayunar y en medio del desayuno vemos un auto policial acercándose. Se estaciona fuera de la casa de los padres de Oscar y salen dos policías altos del auto. La madre de Oscar se pone muy nerviosa y sube las escaleras a la segunda planta. Su padre le pregunta por qué se va y ella sube las escaleras sin decir nada. Los policías llaman a la puerta

OscarDiga.

El padre de OscarHijo, debes venir a casa de inmediato, por favor.

OscarPero, papá. No puedo. Estoy ocupado.

El padre de OscarOscar, deja lo que estás haciendo a un lado y ven a casa.

El padre de Oscar¿Por qué tanta prisa papá? ¿Ha pasado algo?

El padre de Oscar¿Dónde estás hijo?

OscarEstoy en casa de Evelyn, pero estamos ocupados.

El padre de OscarHijo, hay dos policías aquí que preguntan por ti. Si no vienes enseguida, dicen que irán allí a buscarte.

OscarVale, papá.

El papá de Oscar le dice a los policías que está en casa de Evelyn, la casa vecina, y que viene pronto. En ese momento vemos a Oscar corriendo a toda velocidad hacia el bosque que está al lado del vecindario. Los policías salen corriendo a toda velocidad y lo persiguen en el bosque. Dentro de unos pocos minutos salen los policías del bosque con Oscar. Lo han esposado, lo toman por los brazos y caminan lentamente hacia el auto policial. Su padre se acerca a los policías y les pregunta qué ha pasado y por qué se llevan a su hijo. Le dicen que Oscar está detenido por consumir y vender drogas en grandes cantidades y que lo han seguido durante un mes y que tienen muchas pruebas en su contra. Se van con Oscar y dentro de poco viene otro auto policial. Se bajan los policías y entran a la casa de Oscar y se dirigen al dormitorio de Oscar y allí está su mamá tirada en el suelo. Está inconsciente y llaman a una ambulancia, pero cuando llega allí, su madre ya ha fallecido.

1.  ¿xxx

2. ¿xxx

3. ¿xxx

4. ¿xxx

5. ¿xxx

6. ¿xxx

7. ¿xxx

8. ¿xxx

9. ¿xxx

10. ¿xxx

11. ¿xxx

12. ¿xxx

CAPÍTULO 5

El padre de Oscar en ese momento le da un ataque de pánico, comienza a sudar, parece no poder respirar, se pone a llorar y a gritar y cae al suelo. Los enfermeros de la ambulancia le dan oxígeno y lo llevan al hospital a máxima velocidad. La madre de Oscar está muerta, su padre está muy mal en camino al hospital en ambulancia y Oscar está detenido y lo han llevado a la comisaría. Todo es muy terrible y aquí estamos nosotros, los padres de Evelyn en casa de ellos y no sabemos qué hacer. Evelyn entra al dormitorio, nos abraza y se pone a llorar.

EvelynMamá… Papá… Todo es mi culpa.

La madre de Evelyn¿Por qué hija? Dinos, por favor. ¿Qué está pasando? No entendemos nada. Hija… habla, por favor.

EvelynNo sé por dónde empezar. Todo comenzó hace un mes. Oscar y yo estábamos en su dormitorio y él me dio cannabis para fumar. Fue la primera vez… Pero no la última. Desde ese día he tomado drogas todos los fines de semanas y he bebido mucho alcohol también.

La madre de Evelyn¡¿Qué dices hija?! No sabíamos nada. Sabemos que prácticamente has vivido en casa de Oscar. ¿Sus padres no lo sabían?

EvelynEs todo muy complicado. La verdad es que su madre lo sabía, pero no su padre. Su madre también tomaba drogas y era jefa de la mafia en esta ciudad. Como su padre trabaja mucho, desde la mañana hasta muy tarde casi todos los días de la semana, él no sabía nada. Él pensaba que su esposa pasaba en casa todos los días leyendo libros y encargándose de la casa y de Oscar.

Mi esposa y yo nos miramos y no podemos creer lo que Evelyn nos está contando. Todo es como una terrible pesadilla. Evelyn nos abraza, nos sentamos en el suelo y nos ponemos los tres a llorar. Se acerca uno de los policías y nos dice que tenemos que ir con él a la comisaría. Nos subimos al auto policial y nos llevan a toda velocidad a la comisaría, la cual está ubicada en el centro de la ciudad. Allí nos llevan a una habitación con un escritorio, unas pocas sillas y un espejo gigante en una de las paredes. Nos dejan allí, salen de la habitación y cierran la puerta. Nosotros no sabemos lo que está sucediendo y nos miramos unos a otros. Pasa una hora y escuchamos voces fuera de la habitación. Abren la puerta y entra Oscar con dos policías. Los tres abrazamos a Oscar y le preguntamos si él sabe lo que ha pasado con sus padres. Él ya sabe y nos mira con sus ojos muy tristes. Se nota que ha llorado.

Los policías nos dicen que tenemos que sentarnos y nos hacen muchas preguntas. Tres horas más tarde nos dicen que podemos volver a casa. Nos llevan a un pasillo y se acerca un policía civil y nos dice que el padre de Oscar está bien, pero que va a tener que pasar la noche en el hospital. El policía nos dice que Oscar es menor de edad y nos pregunta si podemos llevarlo a nuestra casa y cuidarlo hasta que su padre vuelva el día siguiente. Les decimos que claro que podemos hacerlo, ya que Oscar es como nuestro hijo. Oscar nos mira y sonríe. El mismo policía nos lleva a la casa en un auto policial y en el camino a casa, el padre de Oscar lo llama a su celular. Oscar y él hablan durante todo el camino a casa y al llegar a la casa, Oscar me pasa el teléfono para hablar con su padre. Yo le digo que mi esposa, Evelyn y yo sentimos mucho dolor por la muerte de su esposa. Me da las gracias y me dice que no nos preocupemos. Me dice que mañana será un mejor día y que tiene muchas ganas de vernos mañana.

Al entrar a la casa, nos sentamos todos en la sala de estar. Mi esposa y yo les decimos a Evelyn y Oscar que los amamos. Los dos suben al segundo piso, entran al dormitorio de Evelyn y cierran la puerta. Mi esposa y yo nos abrazamos y nos quedamos dormidos en el sofá.

CAPÍTULO 6

Abro mis ojos y miro la hora, ya son las siete de la mañana del día siguiente. Me levanto y es un día muy hermoso. El sol brilla, el cielo está totalmente despejado y los pájaros están cantando en el jardín. Mi esposa está durmiendo y sus labios forman una linda sonrisa. Me pongo a mirar los pájaros por la ventana y recuerdo el primer día que conocí a mi esposa en los ochenta. Teníamos sólo veinte años y era mi primer año en la universidad. Ella estudiaba medicina y yo derecho. En ese tiempo, ella estaba comprometida con un chico que también estudiaba en la misma universidad. Ellos vivían en un cuarto en la residencia de la universidad. La residencia tenía cinco plantas y ellos vivían en la tercera planta. Como una coincidencia, alquilé un cuarto en la misma planta. Cada cuarto tenía una cama litera, una mesa, un escritorio y un pequeño sofá. La cocina y los baños se compartían con los que vivían en la misma planta. La misma tarde que me mudé al cuarto, hablé con ella por primera vez y me enamoré de ella de inmediato. Hablamos unos treinta segundos y después vino su novio y pasó su brazo por su hombro para luego irse a su habitación.

Yo era soltero y recuerdo que pasaba mi tiempo libre solo en mi cuarto durante el primer año. Ellos eran muy populares y tenían muchos amigos en la residencia y también fuera de esta. Todos los días salían y estaban muy enamorados de verdad. Recuerdo que en los fines de semanas iban al cine a ver una película y, en ocasiones, iban al teatro. A veces salían con unos amigos al bosque para cazar conejos. Recuerdo que una vez la escuché decirle al chico cuánto lo amaba y que le encantaba pasar los días con él y disfrutar de la naturaleza. Le decía que le encantaba ir a caminar en el bosque con él y disfrutar de su compañía, de la naturaleza, del silencio y del lindo paisaje. A los dos también les encantaba viajar y especialmente les encantaba ir a Sevilla. La universidad estaba en Zaragoza y viajaban muy a menudo esos 840 kilómetros a Sevilla. Durante los tres años que vivimos en el mismo pasillo, los dos viajaron a Sevilla muchas veces, ya que la familia de ella y sus amistades vivían allí. Cuando se conocieron los dos, eran adolescentes y estudiaban en la secundaria. Vivían con sus familias en Sevilla y cuando empezaron a estudiar en Zaragoza, la familia de su novio decidió mudarse a Zaragoza también para estar más cerca de su hijo.

La madre de EvelynMi amor, ¿Estás bien?

El padre de EvelynSí, sí cariño, estoy bien.

La madre de EvelynVeo que estás triste. Ven y acuéstate a mi lado.

El padre de EvelynNo, gracias. Voy al baño a ducharme. Sigue durmiendo Dolores.

La madre de EvelynMario, ¿por qué estás muy frío conmigo esta mañana?

El padre de EvelynNo te preocupes. Necesito estar solo un momento. Sólo tengo muchos pensamientos en mi cabeza. Por favor, dame media hora, Valeria.

La madre de EvelynVale, mi amor. Comprendo.

Subo a la segunda planta para ir al baño de arriba y justo sale Oscar del dormitorio y va al baño también. Me dice que vaya yo primero, pero yo le digo que no tengo prisa y que vaya él primero. Mientras espero que el baño se desocupe, voy al dormitorio de Evelyn y entro con cautela. Me siento al lado de ella en la cama y le acaricio su cabello suavemente. La miro y no puedo entender que ya tenga quince años. Mientras la miro, recuerdo un día cuando tenía ocho años y estábamos en casa de mi hermana, su tía, en las afueras de Madrid. 

 

Ese día, hace unos siete años ya, estábamos de vacaciones y yo, igual que ahora, le acariciaba su cabello mientras dormía profundamente. Su primo, mi sobrino y el hijo de mi hermana, la estaba esperando para desayunar antes de que llegaran sus amigos para ir a jugar al fútbol. Le digo que es hora de despertar y ella con una voz muy cansada y con los ojos entreabiertos susurra:

EvelynPapi, ¿Puedo dormir un poco más por favor? Estoy muy cansada. Me quedé dormida a medianoche, ya que no podía dormir.

El padre de EvelynLo siento mi corazón, debes levantarte ahora. ¿No recuerdas que hoy has quedado con tu primo, Emilio, y unos de sus amigos para jugar al fútbol? Emilio te está esperando para desayunar y sus amigos vienen en camino. Por eso, ya no puedes dormir más mi niña y debes levantarte ahora ¿Está bien?

Evelyn lo recuerda, se alegra mucho y se levanta rápidamente. Se viste y baja a la primera planta, ni caminando ni corriendo, sino volando por las escaleras hacia abajo. Desayuna con su primo y luego busca su mochila en la lavandería y empaca tres botellas de agua de un litro, cuatro bocadillos, dos plátanos, dos manzanas y una naranja en su mochila. Emilio hace lo mismo y los dos se despiden y abren la puerta con mucha fuerza y salen al patio. Emilio le pregunta si van a ir al campo de fútbol a pie, en scooter o en bici. Los dos quieren ir en scooter y se sientan a esperar a los amigos de Emilio. Dentro de unos minutos llega uno de ellos y les dice que los otros amigos ya se han ido al campo de fútbol. Se van los tres y a medio camino se encuentran con un compañero de clases de Emilio y le pregunta si quiere ir con ellos a jugar al fútbol. El niño se alegra mucho y busca su bicicleta y se van. Al llegar al campo de fútbol se sorprenden, ya que los amigos que se fueron antes, no están allí.

Desde lejos escuchan a unos niños que gritan y ríen fuertemente. Parece que el sonido viene del bosque. Entran al bosque y allí ven a sus amigos que están haciendo deportes en un parque, el cual está en medio del pequeño bosque. Evelyn le dice a Emilio que tiene muy buena audición de verdad. Después volvieron todos juntos al campo de fútbol y pasaron un día muy divertido juntos jugando al fútbol, hablando y cantando.

Evelyn me ha contado todos los detalles de ese día muchas veces, ya que aquel día fue muy especial para ella, debido a que era el primer día que jugó con amigos y ellos la aceptaron como era. Efectivamente, no se conocían muy bien, pero aún así se divirtieron todos juntos.

Oscar sale del baño, entra al dormitorio y dice que su padre ha llegado a casa. Está feliz, corre hacia su casa y allí en el jardín su padre lo abraza y le da un beso en la mejilla. Evelyn despierta y vemos a los dos abrazados por la ventana y en ese momento sabemos que todo va a salir bien. Siempre hay que recordar que la vida da muchas vueltas y eso siempre sorprende.

Scroll to Top