SPANSKA

ÅK 9

6A. TEXT

Kapitlet “La vida da muchas vueltas” (se nedan) är det femte av sex kapitel i novellen “Oscar y Leonor”.  Skriven av John Droguett (2020).

CAPÍTULO 6. LA VIDA DA MUCHAS VUELTAS

Abro mis ojos y miro la hora, ya son las siete de la mañana. Es un día muy hermoso. El sol brilla, el cielo está totalmente despejado y los pájaros están cantando y volando sobre el jardín. Mi esposa está durmiendo y sus labios forman una linda sonrisa. Me pongo a mirar los pájaros por la ventana y recuerdo el primer día que conocí a mi esposa en los años ochenta. Teníamos sólo veinte años. Ella estudiaba medicina y yo derecho. Los dos estudiábamos en la misma universidad. En ese tiempo, ella estaba comprometida con otro jóven que también estudiaba en la misma universidad. Ellos vivían en un cuarto en la residencia de la universidad. Como una coincidencia, alquilé un cuarto al lado del cuarto de ellos. Cada cuarto tenía una cama litera, una mesa, un escritorio y un pequeño sofá. La cocina y los baños se compartían con los que vivían en la misma planta. La misma tarde que me mudé al cuarto, hablé con ella por primera vez y me enamoré de ella de inmediato. Hablamos unos treinta segundos y después vino su novio y pasó su brazo por su hombro para luego irse a su habitación.

Yo era soltero y recuerdo que pasaba mi tiempo libre solo en mi cuarto durante el primer año en la universidad. Ellos eran muy populares y tenían muchos amigos. Todos los días salían y estaban muy enamorados de verdad. Recuerdo que en los fines de semanas iban al cine a ver una película y, en ocasiones, iban al teatro o a un concierto. A veces salían con unos amigos al bosque para cazar conejos. Recuerdo que una vez la escuché decirle cuánto lo amaba y que le encantaba pasar los días con él y disfrutar de la naturaleza. Le decía que le encantaba ir a caminar en el bosque con él y disfrutar de su compañía, de la naturaleza, del silencio y del lindo paisaje. Amo a mi esposa, pero no me gusta recordarme de ese tiempo. Me pongo celoso y me enfado con mi esposa sin saber por qué, ya qué eso pasó hace muchos años ya.

La madre de EvelynMi amor, ¿Estás bien?

El padre de EvelynSí, sí cariño, estoy bien.

La madre de EvelynVeo que estás triste. Ven y acuéstate a mi lado.

El padre de EvelynNo, gracias. Voy al baño a ducharme. Sigue durmiendo Dolores.

La madre de EvelynMario, ¿por qué estás muy frío conmigo esta mañana?

El padre de EvelynNo te preocupes. Necesito estar solo un momento. Sólo tengo muchos pensamientos en mi cabeza. Por favor, dame media hora, Dolores.

La madre de EvelynVale, mi amor.

Subo a la segunda planta para ir al baño de arriba y justo sale Oscar del dormitorio y va al baño también. Me dice que vaya yo primero, pero yo le digo que no tengo prisa y que vaya él primero. Mientras espero que el baño se desocupe, voy al dormitorio de Evelyn y entro con cautela. Me siento al lado de ella en la cama y le acaricio su cabello suavemente. La miro y no puedo entender que tenga quince años ya. Mientras la miro, recuerdo un día cuando tenía ocho años y estábamos en casa de mi hermana, su tía, en las afueras de Madrid. Ese día, hace unos siete años ya, yo le acariciaba su cabello mientras dormía profundamente. Igual que ahora mismo.

Su primo, mi sobrino y el hijo de mi hermana, la está esperando para desayunar. Le digo que es hora de despertar y ella con una voz muy cansada y con los ojos entreabiertos susurra:

EvelynPapi, ¿Puedo dormir un poco más por favor? Estoy muy cansada. Me quedé dormida a medianoche.

El padre de EvelynLo siento mi corazón, debes levantarte ahora. ¿No recuerdas que hoy has quedado con tu primo, Emilio, y unos de sus amigos para jugar al fútbol? Emilio te está esperando para desayunar y debes levantarte ahora mismo.

Evelyn se levanta de inmediato, desayuna con su primo y se van. Antes de irse, su madre les dice que deben llevarse las botellas de agua, los bocadillos, los plátanos, las manzanas y las naranjas que están sobre la mesa. Se van juntos con los amigos de Emilio al campo de fútbol en bicicleta. A medio camino se encuentran con una compañera de clase de Emilio y la invitan a pasar el día con ellos y ella los acompaña.

Evelyn me ha contado todos los detalles de ese día muchas veces, ya que aquel día fue un día muy especial para ella. Era el primer día que otros niños de la misma edad la aceptaron tal como es. No se conocían muy bien, pero aún así se divirtieron todos juntos. 

Oscar sale del baño, entra al dormitorio y me dice que su padre lo ha llamado. Abro los ojos y me doy cuenta que había estado soñando despierto. Oscar me dice con mucha felicidad que su padre ha llega a casa y que está bien de salud. Corre hacia su casa y allí en el jardín su padre lo abraza y le da un beso en la mejilla. Evelyn despierta y le digo que venga a la ventana. Allí, vemos a los dos abrazándose en el patio. En ese momento sabemos que todo va a salir bien. La vida da muchas vueltas.

Scroll to Top